webeducacion banco recursos cabezon

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha asistido hoy, en Cabezón de la Sal, a la firma del convenio entre los IES Valle del Saja y Foramontanos con siete ayuntamientos de la comarca del Saja (Cabezón de la Sal, Mazcuerras, Valdáliga, Udías, Ruente, Cabuérniga y Los Tojos), que aportan alumnos a estos centros, para colaborar en la gestión del banco de recursos.

Acompañado de varios alcaldes y ediles, así como de la Directora General de Innovación y Centros Educativos, Isabel Fernández, el responsable de Educación ha manifestado que los bancos de recursos constituyen una experiencia "colaborativa, sostenible, responsable y solidaria". En este sentido, ha asegurado que este esfuerzo "compartido y de colaboración", que supone este compromiso rubricado hoy, es un magnífico ejemplo de "educar haciendo". Se trata, en definitiva, de cumplir con un mandato constitucional que establece que la educación es obligatoria y gratuita, y que persigue ¿según ha explicado el consejero- trabajar para formar "ciudadanos libres y responsables".

Mañanes también ha valorado el esfuerzo realizado por estas instituciones municipales y ha asegurado que supondrá un apoyo "extraordinario" a los habitantes de la zona. Asimismo ha puesto en valor el esfuerzo de las familias que están implicadas en la gestión de los bancos de recursos que ha calificado como un trabajo "callado y silencioso".

De este modo, estos dos centros consiguen, que todas las familias que deseen formar parte del banco de recursos, puedan conseguir la practica gratuidad todo el material curricular. Este objetivo se ha conseguido gracias a la colaboración de los ayuntamientos de la comarca que han fijado una cantidad de en torno a 33 euros por alumno matriculado. Cada uno de estos ayuntamientos aportan un número variable de alumnos a cada uno de los centros.

Los bancos de recursos constituyen un instrumento de utilidad para facilitar el acceso a la educación en condiciones de una mayor igualdad, al suministrar los materiales curriculares a todos los alumnos de la educación obligatoria que así lo deseen, además de constituir un vehículo para fomentar la cultura de la reutilización de los libros. Mediante su aportación se da respuesta a las necesidades de muchas familias en un contexto económico que dificulta la adquisición de libros de texto y otros materiales curriculares. Se trata de un acuerdo entre centros y familias basado en los principios de equidad, igualdad de oportunidades, y no discriminación a la hora de afrontar la educación en la etapa entre los 12 y los 16 años.

FOTO: El consejero charlando con la Directora General y los directores de los centros educativos / Lara Revilla

INFORMACIÓN: Gobierno de Cantabria