marchadelnorte btt diegonoriega meta 10feb18

El ciclista comillano de 24 años, Diego Noriega, consiguió hacerse con el triunfo en la sexta edición de la Marcha del Norte en modalidad BTT, consiguiendo cruzar la línea de meta por delante de su amigo Rubén Fernández, con el que compartió un duelo que se resolvió a escasos metros de la meta en Trasierra. Onda Occidental habló con él instantes después de proclamarse campeón, cubierto de barro de la cabeza a los pies sin que eso le impidiera esbozar una sonrisa de satisfacción por hacerse con la victoria.

"La verdad es que ha salido todo perfecto y compartiendo esta carrera con amigos, me lo he pasado como los indios", expresaba el ciclista que estrenaba en Trasierra los colores del Supermercados Froiz, equipo de categoría Élite en el que competirá esta temporada. Diego demostró haberse preparado a conciencia para la nueva campaña y así lo expresaba: "Estoy en buen estado de forma, llevamos trabajando muy duro este invierno y esperamos cosechar este 2018 algún resultado importante".

Respecto a la carrera, Diego Noriega la vivió así  "al principio José Domingo Cadavieco y Contri han salido rapidísimos y Chisco, Rubén y yo hemos templado un poco porque sabíamos que esto era largo y con el barro hay que cuidar la mecánica. Luego en cuanto la carrera se ha puesto interesante hemos apretado y nos hemos ido para la meta", definía el del Froiz, que finalmente se quedó con Rubén y resolvió en la subida de la playa de Luaña hacia meta "al final he sido más fuerte, pero sobre todo me quedo con las sensaciones".

En la edición de 2017, Noriega acabó en cuarta posición, así que se sacó la espina por su gran momento de forma y también "porque vengo con mejor material y la verdad es que lo he disfrutado mucho, porque el terreno estaba complicado y había mogollón de barro". No está habituado el comillano a correr sobre barro, "pero este invierno he estado entrenando con Chisco y Rubén, que me han enseñado mucho y lo he pasado genial", afirmaba satisfecho en la meta Diego, que también quiso acordarse en la dedicatoria del primer triunfo del año "de esa gente que siempre está alrededor mío  y no deja de apoyarme".

Diego Noriega sucede en el palmarés en esta Marcha del Norte a su buen amigo Chisco Callejo, dejando con la miel en los labios a otro amigo como Rubén Fernández, pero los abrazos y sonrisas en línea de meta son el mejor indicativo del espíritu de esta prueba, en la que el compañerismo deja en un segundo plano las clasificaciones.