desafiocantabria ivancuesta meta ivancuesta salto 7oct17
Iván Cuesta cruzó la línea de meta en Espinama sonriente y dando un salto espectacular, porque pese a sus 11 horas y 35 minutos corriendo por el monte, desde la orilla del mar, en San Vicente de la Barquera, hasta la línea de meta en su comarca lebaniega, a Iván aún le quedaban fuerzas para celebrar con su gente este éxito que le acerca sobremanera a la victoria final en la Copa de España.

La clave de la carrera para Iván estuvo en que "no tuve bajones, salimos todos muy fuertes pero yo pude aguantar y logré que no se fueran los aspirantes a Copa de España". En la subida a Arria, Iván Cuesta consiguió distanciarse de todos sus perseguidores "vi que tenían problemas en las subidas y decidí imponer mi ritmo y seguir hasta que pudiera". Pese a que la ventaja se iba ampliando, en los micrófonos de Onda Occidental con Mariano Escandón el corredor lebaniego afirmaba que "hasta la subida a Valdecoro no me sentí ganador, porque puede pasar cualquier cosa, pero desde ahí ya vi que tenía piernas y hasta meta".

En el recorrido, la gran dificultad "fue el barro, que hubo mucho en la primera parte, pero en Liébana estaba todo seco y ya todo fue diferente", indicaba Iván, que dedicaba su triunfo "a la familia por su apoyo diario, porque para poder competir hay que dedicarle muchas horas y ellos son los que lo saben". El primer puesto viene relacionado con un campeonato regional de Ultra Trail y con una nueva victoria en su casa, en la comarca lebaniega, algo que convierte cualquier éxito en más especial, e Iván lo refrendaba explicando que "es muy emotivo correr aquí y más aún ganar, porque es en casa"

Este triunfo, además de engrosar su palmarés, sirve para afianzar su liderato en Copa de España con una sola prueba por disputar, en Lanzarote en noviembre, a donde irá "porque ya está el viaje preparado", pero a la espera de los resultados de los rivales en la general, todo pinta muy bien para que logre el broche de oro a una temporada espectacular "es verdad que se pone muy bien, porque en el primer año que disputo la Copa de España no se puede aspirar a más", expresaba con la sencillez de un campeón Iván Cuesta, que por segunda edición consecutiva ha vuelto a ser profeta en su tierra, uniendo su nombre al de este Desafío Cantabria que cada año es más el Desafío de Iván Cuesta.

Foto: Iván Cuesta, feliz en la meta de Espinama /Onda Occidental