bolos semanabol salmoncampeon 1sept17

Cuatro títulos, los dos individuales en juego y dos más con Hermanos Borbolla, coronados con un impresionante Campeonato de España en el que fue de menos a más convierten a Jesús Salmón en indiscutible rey de la Semana Bolística de Treceño.

"Siempre estará Treceño en mi cabeza y mi corazón, porque esta Semana Bolística ha sido para el recuerdo y por eso hice un gesto con el corazón, porque no olvidaré el trato y esos aplausos que retumban y que no se olvidan", indicaba emocionado Jesús Salmón a Onda Occidental, tras recibir el afecto de todo el público, el reconocimiento de todo el mundo de los bolos y un sinfín de abrazos y cariño.

La sensación no podía ser otra que "de alegría, después de cinco años sin optar a ello, no puedo tener otro sentimiento que ese". Y en el recuerdo, momento para acordarse de "mucha gente y de muchos momentos de esfuerzo, de pasar por el quirófano, de gimnasio, de masajes, de gente que no ha dejado de creer y de apoyar, y eso no se olvida". Tras la quinta bola de la última tirada, el triunfo matemático y una emoción contenida que salió a relucir "es que me he acordado de mucha gente en muy poco tiempo, de mi hija, de mi mujer, de mis suegros, de mi padre, de mi madre, de toda esa gente que te tiende la mano".

Había mucho apoyo y lo sentía, pero pese a los éxitos del pasado fin de semana, con tres títulos en tres días, no se sentía favorito al iniciar el campeonato "es que soy realista y veo como gente como Óscar o Víctor hacen grandes registros y lo veo difícil de ganar, porque pasan de 130 o 135 y eso ahora no vale para ser campeón. Aquí fueron suficientes, pero no era lo esperazo". Y es que durante una competición en la que fue a más y en la que la clave fue una semifinal sencillamente espectacular, Jesús era consciente de que "aquí estás solo contra todo, pero por suerte he tenido una semana mágica y me ha salido todo como nunca".

El público se decantó de inicio por Víctor González, pero eso no supone un problema para el seis veces campeón "porque hay que ser realistas y la bolera va con el joven que empieza, es normal". Y le quitaba hierro "porque entiendo que la gente quiere ver caras nuevas, en cualquier deporte pasa y a mí me pasa cuando veo otro deporte, que tomo partido por alguno".

Para finalizar, lleno de compromisos y de gente que quería darle su cariño, despedimos la conversación con una reflexión acerca de cuál ha sido para él la clave, que reside en toda una lección de vida "hay que ser persistente, insistir y esto es recoger los frutos", y con su ejemplo, el de un campeón que ha conseguido su sexto campeonato (5 de España , 1 interautonomico), que ha resurgido para volver a reinar, coronado como rey de Treceño en una Semana Bolística que ni él, ni muchos, olvidarán.

Foto: Jesús Salmón recibiendo la ovación cerrada del público de Treceño / Óscar Juárez @oscar_rozadio