Isaac Lopez Bolo PalmaIsaac López es el único jugador valdáligo que peleará el sábado en Treceño por el Torneo del Millón, así que charlamos con él en la presentación de la Semana Bolística, a pocos metros del lugar y a pocos días de su fecha señalada.

 Una de las competiciones más emblemáticas de la Semana Bolística es el Torneo del Millón, que en esta edición de 2017 se celebrará el sábado 26 de agosto, con eliminatorias directas en la bolera del Polideportivo de Treceño desde primera hora de la mañana hasta sobrepasada la medianoche.

Entre los dieciséis participantes, sólo uno jugará lo afrontará como anfitrión, porque el honor valdáligo recae en esta ocasión en Isaac López, que tratará de emular a Nacho Migoya en la edición de 2013 y ser profeta en su tierra. Ese hecho de jugar ante su gente supone para el jugador de J.Cuesta "una motivación extra", por lo que afirma que afronta esta Semana Bolística y más concretamente este Torneo del Millón "con ilusión y ganas de hacer algo importante en casa". Isaac apunta que "hasta hace poco no estaba jugando bien, pero en los últimos concursos, en Potes (Trofeo Banco Santander) y en La Patrona (Torrelavega), cogí más confianza y llego mejor de lo que estaba".

Volviendo la vista cuatro años atrás, de esa primera Semana Bolística en Treceño indica que "fue la Semana de Nacho (Migoya), sus éxitos son el principal recuerdo que tengo de esa edición" y es que ese triunfo no solo fue especial para el de Roiz sino que Isaac explica que "lo fue para mucha gente del pueblo y también para mí, porque ganó un valdáligo, pero sobre todo un compañero y amigo". También recuerda con orgullo local que "disfrutamos mucho porque por primera vez en mucho tiempo se sacó fuera y es claro catalogándola como "un éxito total, tanto en respuesta del público como en estado de la bolera".

Con esos antecedentes, Isaac López no duda en esperar que la edición de 2017 será nuevamente "un éxito, porque la bolera estará igual de bien, ya que son los mismos los que se encargan de ello y estoy seguro de que la gente va a responder", afirma confiado y satisfecho, con gesto sonriente, imaginando un sábado de gloria en su pueblo sintiendo el calor de su gente.