bolos semanabolistica18 parejas victorruben vegahostel 24ago18

La Semana Bolística Torrelavega 2018 ya tiene a sus primeros campeones en la pareja formada por Rubén Rodríguez y Víctor González, de Peñacastillo Anievas Mayba, que protagonizaron una gran semifinal para remontar los 27 bolos de diferencia con Óscar González y Jesús J. Salmón (Hermanos Borbolla Villa de Noja), a los que superaron en una emocionante final para proclamarse Campeones de España de Peñas por Parejas.

Crónica patrocinada por Vegahostel

Una bolera Severino Prieto cada vez más poblada disfrutó ya de una semifinal en la que la dupla de Peñacastillo se mostró contundente en busca de reducir al máximo la ventaja que el día anterior habían obtenido los de Hermanos Borbolla. A diferencia de lo sucedido el día anterior, en el que Óscar González y Jesús Salmón se mostraron inmensamente productivos sobre todo en esta bolera, pues todo pareció cambiar para ellos en el primer duelo del viernes, ya que sufrieron lo indecible a la hora de derribar bolos y el escenario esperado de la final cambió sobremanera.

Rubén Rodríguez y Víctor González totalizaron 285 bolos, en la línea del día anterior, pero los 248 bolos que derribó la pareja de Salmón y Óscar fue un registro inesperado y que puso por delante a los representantes de la campeona liguera, con diez bolos de ventaja sobre su rival, con el que se iban a reencontrar tras unos breves minutos de descanso.

El tercer puesto se decidió como inicio de la competición y fue para la peña de Puertas Roper, que con un emboque de Carlos García en la última mano mejoró su registro, con Rubén Haya y el citado Carlos haciendo 265 bolos, uno más que la segunda peña de Peñacastillo, la de Pedro Gutiérrez y Carlos Gandarillas, que hizo 265 bolos para un total de 789, consiguiendo los de Roper 794 palos como balance final.

Pero lo importante estaba por llegar y pasadas las 20:00 horas comenzaba la disputa del primer título de la Semana Bolística 2018, que todos los asistentes sabían que no iba a defraudar porque pese a la línea ascendente de los aspirantes, todo el mundo era consciente de que la trayectoria de Salmón y Óscar impedía a cualquiera darles por muertos. Se volteó el orden de tiradas, al igual que el de la clasificación, teniendo Hermanos Borbolla la obligación de abrir el juego con Peñacastillo a la expectativa.

Empezaron relativamente bien al tiro Óscar y Salmón con 15 bolos, pero no lo refrendaron a la hora de birlar, empezando con 34 que no presionaban en demasía a una pareja de Peñacastillo que subió 19 y se desató en el birle para ampliar la diferencia al sumar 43 y poner ya en 19 la ventaja desde la primera tirada. Pero la calidad de Óscar y Salmón salió de nuevo a relucir ya en la segunda mano, en la que 19 de tiro y 27 desde el birle hicieron 46 y recortaron de un plumazo trece bolos aprovechando las dudas de Peñacastillo (8 de tiro y 33 total) para demostrar que aún había muchas líneas que escribir sobre esta gran final.

Óscar y Salmón sumaron 33 bolos en la tercera y parecía que la renta podía de nuevo ampliarse, pero Peñacastillo dejó escapar varias bolas buenas en el birle aunque lo arreglaron Víctor y Rubén en las dos últimas bolas y sumaron 32, haciendo que en la general la diferencia fuera de cinco bolos en favor de la peña santanderina con cinco manos por delante para las que el interés crecía de modo exponencial. 34 más sumaron los de la peña de Noja para terminar el concurso a Raya Alta con 147, siendo más contundente en esta ocasión la réplica desde el birle de Peñacastillo para hacer 144 en el ecuador y que la ventaja en el cómputo global de la final de siete bolos a favor de Rubén Rodríguez y Víctor González.

Subieron 13 bolos Óscar y Salmón, pero las cuatro bolas de pegar muy cerca de la caja incrementaron el rúnrún en la grada, porque la mejor muestra de la recuperación se podía mostrar en este instante. Sin embargo hubo errores poco habituales en esta pareja de expertos birladores y el total de 30 bolos supo a poco al público, que acto seguido vio como los de Peñacastillo alcanzaban desde el tiro un registro de 17 y seis bolas por delante para dar un golpe de efecto. La bola de siete que consiguió Víctor González desde el birle hizo rugir la bolera como en las mejores ocasiones y el total de 45 bolos les puso en 189, por los 177 de Hermanos Borbolla, con 22 bolos de ventaja para la campeona de liga.

En la sexta tirada la distancia se volvió a reducir en seis bolos, ya que Óscar y Salmón puntuaron 34 palos y Víctor y Rubén se mostraron inseguros para sumar 28, quedando una séptima tirada en la que Hermanos Borbolla se mostró a su mejor nivel desde el tiro al pulgar, ya que subieron 17 bolos y en el birle le dieron continuidad hasta poner un tanteo de 38 que pudieron ser más pero que podían meter presión a su rival. Subió once Peñacastillo al tiro y tenían la responsabilidad de mostrarse acertados en el birle para asegurar el triunfo, pero Rubén derribó una bola de seis en el momento clave para afianzar la confianza del dúo, que subió 33 y dejó en once su ventaja de cara a una última tirada en la que nadie dudaba de que Borbolla iba a poner toda la carne en el asador.

A la desesperada buscaron el emboque pero éste no llegó, cerrando Óscar González y Jesús Salmón su participación con 278 bolos, tras la cual se abrazaron después de su probable último campeonato como pareja, cediendo la hegemonía a Rubén Rodríguez y a la figura creciente de Víctor González, que sigue su racha consiguiendo su primer Campeonato de España de Parejas, una fecha que a buen seguro nunca olvidará. Otro abrazo, aún más emocionante, fue el que protagonizaron Víctor González y Rubén Rodríguez, juventud y experiencia compartiendo una alegría conjunta que se convirtió en contagiosa para una afición que se volcó con la nueva figura del panorama bolístico.

recortado VEGAHOSTEL FALDON